La mirada ajena (2003)

la-mirada-ajena
Andrés, un chico lleno de miedos e inseguridades, abandona su Santander natal y la adinerada familia a la que pertenece, en busca de una nueva vida en Barcelona. Ya matriculado en la facultad de económicas, se muda a un modesto piso de estudiantes. Su carácter sombrío y huraño, poco dado arelacionarse y de hábitos solitarios lo aislará de sus compañeros. Iniciará una relación con Alicia, una enfermera que le insuflará cierta ilusión por la vida. Sin embargo, todo se verá truncado cuando Elena, la compañera de piso de su novia, desaparezca después de una noche de fiesta. El principal sospechoso, el inspector de policía Julián A. Ramírez, intentará demostrar su inocencia sin abandonar el caso que está investigando: el asesinato de un anciano hallado muerto y mutilado, en la habitación de un hotel. Como única pista, se encuentra una muñeca de porcelana antigua junto al cuerpo. Este será el escenario de una serie crímenes que el inspector Ramírez tendrá que esclarecer. Pero su supuesta implicación en la desaparición de la chica lo tendrá con el agua al cuello y bajo sospecha ante los ojos de sus superiores. La subinspectora Mónica Pitabea, especialista en desapariciones, llegará de Madrid a instancia de éstos para hacerse cargo del caso. El reencuentro a ambos policías les devolverá a ambos parte de su pasado y, pese a sus reticencias iniciales a trabajar juntos, la investigación los conducirá por un tortuoso camino, hasta desenmascarar no sólo a los culpables de la desaparición de Elena, sino también una red mafiosa de tráfico de estupefacientes con varias décadas de impune actividad a sus espaldas.